martes, 21 de noviembre de 2017

[EN ESOS DÍAS SILENCIOSOS]

Hay días silenciosos,
vacíos de versos,
calmos días
sin ventisca
ni osadía.

Sentado,
bajo la sombra de un árbol
observo mi propia sombra,
tan leve, tan insustancial,
ave oscura sin cuerpo
que se proyecta
por detrás de la luz
como una rúbrica
¿qué sería de mi
sin su presencia?
Acaso solamente
una forma vacía
sin luz, sin luz.

Es que hay días silenciosos,
vacíos de versos,
calmos días
sin sombras
ni osadía…



miércoles, 15 de noviembre de 2017

[LA MEMORIA DE LOS LIBROS]



Debo confesar que siento una extraña fascinación por los libros viejos.
Una especie de gerontolibrofilia. Amarillos, ocres, cobre.
De hojas laminadas o de gruesas hojas.
Habitados por polillas papirofágicas
o por manchas ancestrales de humedad.

Corroídas páginas inusuales
en lenguajes pretéritos y distantes
¡Qué feliz soy ante su evidencia!
Amo ese olor cadavérico del papel que sostiene
el signo en su tinta seca, tan seca y perenne.
Amo ese magma de arena y trazo
desierto áspero que amo y que tanto abrazo.

Resecos libros que atesoran la sed del hombre
en su desierto más fundamental.
Cuánto más viejos, tanto más amor.
Peregrinación del párrafo a través del tiempo
como un quelonio de movimiento imperceptible
que rasga en su trayecto la huella profunda
del hombre en su agonía sin sentido.

Hechizarse ante un antiguo libro
es exactamente lo mismo, me imagino,  
que fascinarse en el dintel de la noche
ante el signo definitivo de la lumbre y las estrellas
¿no son ellas acaso fulgores de un evento
pretérito ya ocurrido? ¿La memoria devenida
en soledad y en estallido? ¡Hete ahí el fulgor
de un libro, me digo, pretérito, renacido!
Qué más da quién lo haya escrito. Brilla
opaco en el dintel de la noche devenida.

Él tan viejo y antiguo. Yo tan joven
y efímero. Que ojalá persista como recuerdo
cuando todos, absolutamente todos, se hayan ido.
¡Qué bendito sería que todo vuelva a comenzar
algún día a leerse de modo distinto! Lo cierro
cuidadosamente, al cabo, que mis manos
no despunten su muerte. Y que viva y que viva.



jueves, 9 de noviembre de 2017

[PAISAJE BAJO LA LLUVIA]

Templanza y lluvia
¿no es acaso lo mismo?

Un pájaro mojado vuela
empapado en sus plumas
y es como una nube marrón
que vuela con pico de trueno
pájaro y nube
¿no es acaso lo mismo?

Por la acera mojada
una mujer pierde sus tacos
y se moja las pantorrillas
atrás ha quedado el paraguas
y el temor
mujer y taco
¿no es acaso lo mismo?

Un hombre alto y calvo
intenta encender un cigarrillo
protegiéndolo del agua
entre sus manos mientras que
una gota resbala por su ceño
fruncido y va a dar de bruces
contra el suelo
hombre y tabaco
¿no es acaso lo mismo?

Y el árbol, ¡ay el árbol! 
cuánta felicidad entre
árbol y el agua. Si hasta uno cree
que sólo llueve por su fronda
es que el árbol y el agua
¿no es acaso lo mismo?

¡Que llueva, que llueva!
La vieja sigue en la cueva…
y yo que miro y escribo
que miro y escribo
templanza y lluvia
¿no es acaso lo mismo?




viernes, 3 de noviembre de 2017

[1080]

[1080]*

Claudican las hojas que caen en otoño
y es tanta la tierra que paciente espera
mientras gira, mientras gira

y así con todo. Cada gota milimétrica
de agua: es agua y es gota y es lágrima
mientras gira, mientras gira

y así es todo. Cada partícula incesante
del universo, cada una, pacientemente sumadas
mientras gira, mientras gira

¿habrá más que eso? Eso es todo, eso es todo
cuando la noche infinita cuelga faroles en la nada
mientras gira, mientras gira

una a una, la creación hecha de migas
que se desgranan ante el viento  
mientras gira, mientras gira

y en ese magma desierto de duda
justo ahí yace mi amor,
mientras gira, mientras gira

mi vasto amor hecho de tantas migas, que es como si
cada partícula del universo pereciera
mientras gira, mientras gira



* 1080 es el número estimado del total de partículas en el universo.


domingo, 22 de octubre de 2017

[VISIÓN DE LAS SOMBRAS SOBRE UNA PARED]

Una imagen de sombra se propagaba
sobre la pared de mi cuarto
entre medusas y arácnidos fornidos
el espanto era un juego que cabía
          en muchas formas
lúdico manto que acompañaba
mi soledad de niño solo
¿quién dibuja la forma de la sombra?
¿es acaso la luz? ¿o la mirada de un niño
que en su soledad imagina lo que nombra?
          Entre manchas de humedad
- la pared también es una alegoría del tiempo -
y desajustes del plano y la geometría
mis ojos de niño hallaban la singularidad
de lo oscuro y lo bruñido del tacto
¡ahí también estaba el frío! (cuando
el frío estaba)

y por esas horas interminables
de entelequia y poesía he escrito
tantos deseos de quimeras inauditas
que el mundo fue mucho más mundo
en aquellas horas oscuras que en la
oscura luz de éste hoy infinito

Una imagen de sombra se propagaba
y ello ya era razón suficiente
para gozar con la osadía de la mirada
          proyectada sobre la pared
¡y en cuánto silencio! Una mudez
desnuda y absoluta hay en el aliento
de un niño que imagina la vida
proyectada sobre una pared con manchas
de humedad en la memoria temprana de un pez
que nada que nada que nada
¡y qué tanto había en esa nada!

Hay una pared - quimera del tiempo
que aún espera por un niño mirar…



martes, 17 de octubre de 2017

[SAPIENTIA DEUM: LA SABIDURÍA DE DIOS]

1.
En el año 57 de nuestra era
un proclamado apóstol de Cristo
por voluntad de Dios,
Pablo de Tarso,
escribe en una carta a los Corintios,
el siguiente verso celebérrimo: “Sapientia
huius mundi stultitia est apud Deum”,
cuya más cercana traducción, asegún
sería: “la sabiduría de este mundo
es necedad para Dios”.


2.
Mucho tiempo después (1542-1591),
un excelentísimo poeta español,
y cristiano benemérito,
Juan De la Cruz,
tradujo exactamente ese mismo verso
de la siguiente manera: la sabiduría
de éste mundo, delante de Dios es locura.


3.
El texto es exactamente el mismo:
“Sapientia huius mundi stultitia est
apud Deum”, su exégesis no.    

Lo primero es la interpretación del idioma
sobre una base casi ideológica: el conocimiento
del hombre… es necedad.

Lo segundo es la interpretación del idioma
sobre una base casi poética: el conocimiento
del hombre… es locura.


4.
Tal parece el idioma se expande
como una ideología

mientras que la locura se contagia
del mismo modo que la poesía.


5.
Y una última flexión: ¿habrá escrito
Pablo de Tarso semejante
verso celebérrimo? No, dudar del texto
sería ya dudar de Dios. Ergo: Dios existe.


[LA FORMA DEFINITIVA DE LA ROSA]


I
Aspa majestuosa de la mañana
sueño indefinido de la luz
¡abrí mis ojos, abrí mis ojos!
y la forma majestuosa de la rosa
fue el signo definitivo de la cruz
¿qué Judas me ha ofrecido?

II
¿Cuántos Cristos serán necesarios
crucificar aún antes de que amanezca
otra vez? Lluvia y fuego. Es de día
y la forma de las formas
se recrean inhóspitas y silenciosas
unas tras otras en danza fortuita
¡es el azar! – me digo  
Sí que es el azar ¿sino cómo explicar
el orden bullicioso de las cosas
en esta mañana majestuosa de la rosa?

III
Sueño indefinido de la cruz
¿a qué tantos clavos sobre tan pobre madero?
¡abrí mis ojos, abrí mis ojos!
y todo estaba ahí. Yo mismo estaba ahí.
Escupiéndome desde afuera
si hasta yo mismo lanceé mi corazón
para que no recuerde para que no recuerde
y fue el signo definitivo de la luz
atesorado en la forma esquiva de la rosa

IV
Día y noche. Candil insipiente que soslaya
la ausencia despojada de la sombra
por cada vez que abro los ojos y por caso
tampoco en esta mañana que te nombro
signo escapulario de la rosa
soy fe soy fuego. ¡Es el azar! – me digo  

V
¿Qué otro Judas me ha ofrecido?
Sí. La mañana es infinita
y yo me arrullo con mi dolor
en la forma definitiva de la rosa.



viernes, 13 de octubre de 2017

[SECO DE FUEGO]

Búscame fuego en tu infierno
más preciado. Ardiente llama
deja que tu voracidad consuma
mi angustia líquida y húmeda
y libérame de éstas lágrimas
saladas de hastío. Que se queme
mi carne furibunda de memoria
y que fluya en hálito tu llamarada
redentora de amarillo olvido.
Que arda tu calor ardiente
sobre mis ojos y lo seque todo
por días enteros todo el año
hasta que tu fuego no tenga ya
motivos para quedarse en mi
y se apague paulatinamente todo
cuanto fui exactamente. Inicia
de una vez por todas la rutina
de tu incendio circular
y envuélveme en tu avidez de brasa
que yo sabré ser ceniza postrera
y viento y levedad y ligereza

igual que en ésta hora fuego
en que no ardo en que no ardo
ni se encienden en mi alma
ningún calor siquiera. Seco
de fuego. Sin nada que decir.



martes, 29 de agosto de 2017

[UMBRÍO DE MIGUEL HERNANDEZ]

Busco el cielo
Y el cielo ¡ay el cielo!
Se me vuela
Se me vuela

Miguel umbrío
Busco el cielo
Y tú te vuelas
         Y tú te vuelas

Y es tu pena sin consuelo
Lo que llena este vacío
Sombra y frío
Sombra y frío

Canto umbrío
Canto mío
Busco el cielo
Busco el cielo

Y el cielo ¡ay el cielo!
Canto mío
Es Miguel umbrío
Es Miguel umbrío

¡Tanta muerte y tanta pena!
¡Tanto verso sombrío!
Se me vuela
Se me vuela

¿Ves amigo? Ahí está
Perro y cardo lloverá
Perro y cardo
Perro y cardo

Busco el cielo
Y el cielo Miguel ¡ay el cielo!
Es verso de tu vuelo
         Es verso de tu vuelo

Paso de la Patria, 2014.- 



miércoles, 23 de agosto de 2017

[CAMINO DE PIEDRAS]


Una piedra y otra, una más y otra más;
caminito áspero ¿por dónde irás?

Por aquí y por allá, caminito hosco,
senda de piedra, tan rudo, tan tosco

¿te llevo, me llevas, por dónde me irás?,
si me voy y te vienes, ¿a dónde serás?

Calle con piedras, abejita de miel,
que pica y que endulza con filo cruel

¿a dónde vamos, que no vamos muy bien?
calle de piedras y destino de tren 

por tus senda pasan mi amor y mi fe
            por tus senda pasan mi amor y mi fe…



martes, 1 de agosto de 2017

[TEOREMA ELEMENTAL DEL AMOR]

Elemento 1

Me han dicho que el neutrón
atraviesa todas las cosas
y que el número de neutrones
en un núcleo estable es constante
y que fuera de su núcleo,
es decir un neutrón libre,
se desintegra necesaria y rápidamente.
Pienso: ¿no es esa la propiedad
más esencial de la muerte?


Elemento 2

La mirada de tus ojos
me atraviesa enteramente
indefenso y constante
y fuera de tus ojos me diluyo
transparente y genuino
¡soy libre en tu voz que me mira
y colapsa con ello el dolor!
Pienso: ¿no es esa la propiedad
más esencial del amor?


Elemento 3

Conclusión: que la pasión desintegre
la carga neutra del temor. Bien derecho
a tus brazos me voy. Tenemos solamente
quince minutos de amor…


lunes, 31 de julio de 2017

[CANCIÓN DEL AMOR QUE DESCUBRIÓ UN ENGAÑO – CON ARCAÍSMOS]

Yo te vide y asegun
de lo que miraba
yo te amaba
yo te amaba

y fue así mesmo
de lo que quería
yo te amaba
yo te amaba

que apenas te vide
morido caía
yo te amaba
yo te amaba

maguer vos así
más aún que te ibas 
yo te amaba
yo te amaba

de tu sentir tuyo
y cerbelo mío
yo te amaba
yo te amaba

viendo desfacer
lo que de vos vide
yo te amaba
yo te amaba

tu beso en el otro
labio de los viles
yo te amaba
yo te amaba

Si ¡vuesas traiciones
fue lo que miraba!
yo te amaba
yo te amaba

que conorte sea
que andá como muerta
yo te amaba
yo te amaba

y que vuesas cuitas
se vuelvan malditas
yo te amaba
yo te amaba



lunes, 17 de julio de 2017

[LOS VERSOS DEL DIFUNTO QUE PARLABA]



Quien bien se muere/ Bien
se acaba
¿Dónde estuviere/ Quien
me alaba?
¿O ha de estar cuando volviera/ De
esta muerte que tomaba?

Aquí te espero si siguiera/ En esta
vida que bien me amaba.
Y toma de mis huesos si debiera/ Recordarme
algún día a quien miraba.

Adiós, digo el que te quiere/ Hola,
dice el que sobraba.
Sobre la memoria que hiere/ Muerto
muy muerto se estaba.

¡Que caiga la tierra si prefiere/ Y que
tape todo lo que añoraba!
Y que diga mi epitafio si escribiere/ Que soy
el muerto que parlaba.



Mis entradas más populares

LIBROS PARA RECOMENDAR

NUEVO LIBRO

- Que difícil se hace recomendar un libro que todavía se esta digiriendo. Sin embargo tengo la certeza de que es una obra para recomendar. Se trata de Crónica del pájaro que da cuerda al mundo de Haruki Murakami. ¿Por qué es recomendable una novela de un poco mas de 900 páginas?. Porque se trata de universo intenso que penetra y marca (como una mancha en el rostro) al ávido lector que se ve envuelto en un clima tan irreal como real, tan ficticio como probable. Cada uno de los personajes de la obra, desde una personalidad maciza y contundente nos increpa sobre nuestra propia realidad. Mucho de sus pasajes me hicieron recordar el "clima kafkiano" de lo absurdo, de lo inexplicable. Sin embargo la obra de Murakami es todavía más inescrutable. Es un laberinto de sentidos dispares, y callejones que al poco de andar no te llevan a ninguna parte. Pero te dejan aturdido. Como si el fin del camino consisitó en darte un narizaso contra una pared transparente que te cortó, repentinamente el paso. Vale la pena. Y ni siquiera interesa la historia. Entre otras cosas, nunca he leído un argumento tan sofisticado y tan contundente respecto del "deseo femenino" como en la carta que Kumiko le escribe a su esposo, Tooru Okada, donde intenta explicar el motivo de su infidelidad. Solo después de leer esas líneas uno cree comprender un poco más acerca de lo que significa "ser una mujer". Sin embargo, no es una novela emocional, no hay reproches, ni culpas, ni broncas, ni alegrías desmedidas. Todo trasciende como si se tratara de un gigantesco engranaje al que alguien, cada tanto, da cuerdas para que no termine... hasta el final.

Marcelo Gonzalez


- Una madre habla durante mas de doscientas páginas a su hijo muerto. ¿Se puede hacer una novela con ese único material?. Sí, claro que sí. "Mrs Caldwell habla con su hijo" de Camilo José Cela, es una narración impresionante. Una verdadera aventura acerca de la psicología del dolor, la angustia, el abandono y la pérdida definitiva. Y un andar, capítulo tras capítulo hacia la locura y la muerte. Seguramente no es un texto destinado a perdurar en la memoria de los hombres, ni a convertirse en el más buscado o leído de los libros. Pero cada una de las cartas que Mrs Caldwell escribió a Eliacim, su hijo muerto, es un verdadero experimento literario, donde la poesía, la prosa exquisita y la psicología profunda se anudan constituyendo una realidad (la única verdad) de una mujer desesperada que busca en el texto el sentido de lo inexplicable. A mi amigos teatreros les sugiero para un excelente monólogo. A mis amigos literatos, imperdible. Ediciones Destino, Barcelona 2003.-

Marcelo González


- Pocos querran discutir, pudiendo o no coincidir conmigo, que fue Edgar Allan Poe el más prominente escritor que dio las tierras lejanas del norte imperial. Y lo digo sin ser un experto en literatura norteamericana ni mucho menos. Sin embargo, hoy quiero referirme a un ensayo, que tuve oportunidad de leer recientemente y que me parece debe ser recomendado en este espacio, sobre todo para aquellos escritores con ganas de escribir mejor, de poseer un método y escapar así a la ilusión de la "creación espontánea", que no es otra cosa que la negación del arte como una actividad laboral. El arte, y la escritura, es un trabajo. La faena del artista es del mismo nivel que la del albañil, el carpintero, un chofer de colectivos o el bibliotecario...
La obra se denomina Filosofía de la composición, y lo que se persigue en ella es la sistematización de un método para escribir. El libro es muy interesante porque la propuesta básicamente es que el plan del relato debe tener, como principio, su fin. A partir de este principio la obra artística pasa a ser un plan deliberado y lógico, que es concebido desde su desenlace y desde los efectos (respuesta emocional) que el autor pretende lograr en el lector. Aquí el fin justifica plenamente los medios. Poe prosigue luego con el desarrollo de diferentes conceptos que sirven como herramientas importantes a tener en cuenta por aquellos que quieren emprender la aventura de una obra (utilización del tiempo y la duración del relato, el tono, el efecto y un elemento "clave" o eje de la narración). Se los recomiendo, es un aporte valioso.

Marcelo González